Todos los seres humanos del planeta tenemos sueños, objetivos, fines en nuestra vida.

Alguna vez en la vida sentimos que hemos nacido para lograr tal cosa, y luchamos para conseguirla. Pero resulta que, en el intento, algunos de nosotros se desaniman y caen en el gran agujero de la desesperación, del desasosiego, de la intranquilidad.

Otros, sin embargo, con un carácter más tenaz e insistente, niegan rendirse a la primera de cambio, y lo intentan una vez, y otra, y otra, y otra…

Tal vez estas personas insistentes pasen toda la vida llevando a cabo esa tarea repetitiva: intentarlo una vez y otra; o tal vez consigan por fin su tan anhelado sueño.

Debe ser un sueño muy anhelado, porque si después de tanto tiempo luchando por conseguirlo, luego no te llena, no te hace feliz, mal vamos…

Y a propósito de ello, ahí es donde yo quería llegar. Muy bien, consigues tu sueño y todo es muy bonito. Estas feliz. Pero, ¿qué es estar feliz?

Y ahora no me vengan con el cuento, señores lectores, de que yo he tenido una vida muy triste y austera, y por eso no conozco la felicidad. Sí, la conozco (o creo que la conozco). He creído sentirla algunas veces en mi vida, pero cuando la alcanzo y por fín disfruto de ella… Pum, se esfuma en un momento. Y se esfuma de las siguientes maneras:

Si no consigo alguna otra cosa que me propongo, si no coincido con la opinión de alguien y termino discutiendo con esa persona, si mi novio pasa por una mala racha y la paga conmigo, si mi hermana está insoportable y me contesta mal, si, si, si…

Resulta que la felicidad, o lo que creemos que es la felicidad, es muy escurridiza. Toda una vida para alcanzarla, y al poco tiempo de tenerla, parece que ya no nos conformamos con ella. Entonces queremos conseguir otro objetivo. Y te dices a ti mismo, “¿Pero no era este mi sueño? ¿Por qué no puedo estar feliz ya, así sin más?”.

Y es que no nos conformamos nunca con nada. Lo peor es que esto cada vez va a más. Con el consumismo con el que hoy en día convivimos todos y cada uno de los días de nuestra vida, cada vez nos conformamos menos con cualquier cosa.

¿Es que nunca alcanzaremos la felicidad permanente o, al menos, duradera en su intermitencia?

Hace poco leí un artículo en una revista con el siguiente tema: “Cómo ser feliz en vacaciones”, y me dije “Ya está, me puedo morir tranquila. No veré nada así en mucho tiempo”. ¿Cómo es posible que haya gente que tenga que leer manuales de cómo ser feliz? Pero más interesante aún es que los lean aún cuando están de vacaciones. En el período en el que son libres (bueno, la libertad también es algo tan subjetivo como la felicidad).

Y pensar sobre esto me lleva a una conclusión un tanto peliaguda, y es que los seres humanos somos tontos. Sí, somos tontos y sobre todo sordos. Sordos con nosotros mismos. ¿Pensamos que, siendo tan diferentes como somos, vamos a poder seguir las mismas instrucciones para ser felices? Si fuera así, el manual de la felicidad ya habría aparecido tiempo antes. Posiblemente vendría como un anexo a la Biblia, o sería uanasignatura a impartir en los institutos… ¿Se imaginan?

- “ A ver, Pepito, dígame el capítulo 6 de cómo ser feliz en navidades, con una família felizmente aburrida. Rápido.

Los niños cogerían tal tirria a la asignatura que querrían ser unos amargados antes que ser felices. Además, si todos fueramos felices, ¿Qué aburrido sería el mundo, no? Y las personas tontas de remate que todos conocemos, ¿se imaginan verlas felizmente tontas?

Buf… No quiero ni pensarlo.

Ahora que también habría muchos aspectos buenos en “nuestro mundo feliz”:

- Las notícias tristes se relatarían con una sonrisa en la boca, y si se diera el caso de que alguien muriera, siempre habría tiempo para decir: “Bueno, se ha muerto feliz”.

- Los niños irían encantados al colegio, porque sus profesores explicarían felizmente matemáticas, lengua, ciencias sociales, y no con esa cara de amargados que tenían antes.

- En el congreso de los Diputados se contarían chistes.

- En la iglesia, el cura, en lugar de decir su "sermón habitual", protagonizaría monólogos y haría reír a sus fieles.

En definitiva, creo que todos debemos buscar la felicidad. Pero debemos buscar NUESTRA felicidad. El término es muy general, y lamento comunicarles que la felicidad, así en general, nunca llegarán a conseguirla.

Y si alguna vez sucede, me convertiré en una cucaracha para el resto de mis días.



This entry was posted on 11:52 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

14 comentarios:

    supersalvajuan dijo...

    Hay algunos curas que ganarían siempre en el club de la comedia.
    Para este tipo de reflexiones, me quedo siempre con la frase tantas veces repetida por Trecet: "Buscad la belleza que es lo único que merece la pena en este asqueroso mundo".
    Chaíto!!!

  1. ... on 29 de agosto de 2008, 12:51  
  2. Luchida dijo...

    Es cierto que siempre anhelamos ser felices y cuando conseguimos eso que creíamos que nos haría felices nos damos cuenta de que algo más nos hace falta. Yo creo que es más sencillo que todo eso. Para ser feliz basta con pensar en los buenos momentos que tenemos cada día. Por malo que sea un día, siempre hay alguna cosa buena, como por ejemplo que al ir por la calle alguien nos haya sonreido. Ese simple instante puede hacernos felices, solo hemos de pensarlo.
    Y bueno, creo que también seríamos menos felices si nos quejáramos menos y nos adaptáramos mejor a las situaciones que vivimos cada día. Deberíamos ser quizás más conformistas y no exigirnos tanto. ¿La clave de la felicidad? No ir a buscarla, encontrarla en los lugares más triviales de nuestra existencia...

  3. ... on 29 de agosto de 2008, 14:03  
  4. Luchida dijo...

    Ah, te he dejado también un comentario en el post de abajo...

  5. ... on 29 de agosto de 2008, 14:34  
  6. tattoblog dijo...

    Llego a tu blog, con Google. Estaba en la busqueda...
    Esta muy interezante.
    ----0----
    Pasa muchas veces que los seres humanos creemos en eso de la "felicidad eterna" Estaría bastante mas interezante, y sería mas gratificante si buscaramos y disfrutaramos de los pequeños placeres...
    Eso intento. Pero... cada vez tengo menos resultados. Pero sigo, una y otra vez :-|

    Saludos.

  7. ... on 29 de agosto de 2008, 16:14  
  8. (.:xXaviXx:.) dijo...

    Bueno sara si te digo la verdad si fuera por nota te daria un 9.25 buena manera de romper la fantasia que tenemos en la cabeza o la que nos intentan crear me alegra que haya gente que vea las cosas asi. y demuestra que eres muy inteligente y observadora te doy mi enhorabuena. muchos besos y cuidate mucho guapa
    (.:xXaviXx:.)

  9. ... on 30 de agosto de 2008, 1:02  
  10. Lycans Laqueus dijo...

    Me hago eco de un comentario que me dejaron en mi post "Perfectus" que habla sobre llegar a conseguir la felicidad completa, de dejaron caer "la felicidad no es el fin, es el camino".

    Gracias por pasar y sobre todo por hacerme pensar.

    un besote

    un lobo felicitas.

  11. ... on 30 de agosto de 2008, 3:29  
  12. Esther dijo...

    Hola! te he enlazado porque me encantan tus blogs, creo uqe he enlazado este y a través de él te visitaré los otros. En este post tienes razón la felicidad no es algo absoluto para todos y a veces está mas en pequeñas cosas que en algo más supremo como decir, encontrar una pareja,tener una casa grande, o cosas asi.

    Yo por ejemplo soy feliz a veces tan solo mirando el cielo, observando su continuo cambiar, su belleza.. o simplemente viendo a un niño sonreir, la felicidad se contagia a veces.

    Por eso el consumismo no es lo que nos trae la felicidad, sino esas pequeñas cosas..

    Besos

  13. ... on 31 de agosto de 2008, 12:25  
  14. Vane dijo...

    Yo creo que los seres humanos somos muy complejos, nunca estamos conformes con nada, aún asi si conseguimos la gran felicidad.

    Un saludo desde Uruguay!!! y gracias por tu visita.

  15. ... on 31 de agosto de 2008, 13:48  
  16. Emig dijo...

    Hola de nuevo!
    Con tu post de las palabras me has dejado gratamente sorprendido, con este de la felicidad, has hecho que la viva consciente todo el tiempo de su lectura.
    Con tu permiso, voy a enlazar tu blog al mío, al igual que la amiga Esther :)
    Me ha encantado todo el post. He sonreído con tu comentario de "somos tontos". En realidad, me das la sensación de que al escribir estos posts llega un momento que lo dejas y finalizas pero que, en realidad, los harías más y más largos, pues son temas que los tratas con soltura, objetividad y dando en clavos importantes...
    Yo no estoy de acuerdo en que la felicidad sea hacer esto o aquello (que por lo general va acompañado de gastarse dinero) ni pedir que las cosas nos vayan bien (que en realidad el bien se traduce a como queremos) ni que el nivel de seguridad y bienestar se traduzca en felicidad... pues la felicidad "verdadera" creo que no debe depender de todo eso y sí, solamente de la propia persona, el cómo vive la vida... y creo que a menor dependencia de todo, mayor felicidad. Entonces, la práctica del desapego es camino hacia ella. Pero no, por lo general necesitamos mucho, porque así "nos lo hacen ver" y de esta forma la felicidad se convierte en un círculo cerrado, un concepto condicionado y enjaulado que para nada es felicidad...
    De verdad que felicito tu post. Me ha maravillado y te animo a que sigas con esos ojos tan objetivos y esa palabra tan certera, a decir lo que muchos, creo, no sé si llegamos a ver, o de verlo, nos falta lo más importante: vivirlo.

    Un cordial saludo.

  17. ... on 31 de agosto de 2008, 15:19  
  18. Maestro de nada dijo...

    Pues no podía dejar de pasarme por aquí...

    Te voy a dar mi particular visión del tema que tratas. Siempre se piensa en la felicidad como un objetivo, como una meta a alcanzar. La felicidad creo que ha de concebirse como un camino, precisamente por lo que tú indicas en tu entrada: el ser humano, una vez que alcanza lo deseado necesita un nuevo objetivo en la vida.

    Sin lugar a duda tu reflexión es muy acertada.

    Creo que te voy a enlazar a mi blog ;)

  19. ... on 1 de septiembre de 2008, 13:00  
  20. Eraser dijo...

    Creo que la felicidad, no debemos buscarla hacia fuera, sino hacia dentroes desde donde fluye, no? pues es lógico pensar en buscarla dentro, no fuera... tengo algo de esto en mi blog si lo quieres leer... estas invitada, un placer conocerte...
    www.rinconconosofico.blogspot.com

  21. ... on 8 de septiembre de 2008, 6:46  
  22. DoMiC dijo...

    Y pensar sobre esto me lleva a una conclusión un tanto peliaguda, y es que los seres humanos somos tontos


    AMEN! xDDD



    muy bueno el texto, y muy bueno el audio ^_^ me gusta tu nueva idea.



    un besazo saraa!!

  23. ... on 9 de septiembre de 2008, 6:13  
  24. Tamy dijo...

    Pienso que la felicidad no es algo que se tenga que conseguir, no es una meta, sino más bien es el camino. Es un estado de ánimo, al igual que la tristeza, la nostalgia, la alegría. Todos estamos obsesionados con esa búsqueda eterna de la felicidad (de ahí tantos libros de autoayuda, como bien dices), sin darnos cuenta de que ya la hemos alcanzado. La tenemos algunos días, otros no, o quizás varias veces al día o no la vemos en semanas. Por eso no podemos agarrar la felicidad y quedarnosla para siempre, al igual con la tristeza.
    La vida sería muy monótona si todos fuesemos felices siempre, la diversidad de estados de ánimo es algo que nos humaniza.
    Disfruta de tus pequeños momentos de felicidad, al igual que de los de trsiteza.
    Saludos!

  25. ... on 12 de septiembre de 2008, 19:32  
  26. Yajaire de DIOS dijo...

    Hola la felicidad esta dentro de nosotros, en nuestros corazones cuando optamos por el bien, cuando sabes que nuestra existencia nació de la felicidad de dos seres que se amaron por que hubo felicidad, cuando uno nace esa es ya la felicidad, cuando amanecemos cada mañana con vida y empezamos a existir esa es ya la felicidad. cuando crees en Dios entonces recién eres feliz, por que nos creo para ser felices.un abrazo te invito a pasar a mi blog:
    http://tumehasllamadojesus.blogspot.com/

  27. ... on 14 de septiembre de 2008, 1:21