Durante este verano, he estado recordando, en mi trabajo de monitora de verano, todas esas cancioncitas que cantábamos de pequeños en el colegio. ¿Os acordáis de la historia de Don Federico, o la de la vieja que mató el gato con la punta de su zapato? ¿O de “Vamos a contar mentiras”?

Todas esas canciones requerirían un análisis minucioso de sus letras, porque hay algunas que no tienen ningún sentido. Otras, que tienen un sentido maquiavélico, y otras que te incitan a mentir desenfrenadamente por el resto de tu vida. Yo creo que sin algunas de estas canciones, habría más buenas personas en el mundo, de verdad.

Vamos a comenzar por el análisis de la historia de Don Federico. Aquí va:

Don Federico perdió su cartera
para casarse con una costurera;
la costurera perdió su dedal
para casarse con un general.
El general perdió su espada,
para casarse con una bella dama;
la bella dama perdió su abanico
para casarse con Don Federico.
Don Federico perdió su ojo
para casarse con un piojo;
el piojo perdió su cola
para casarse con una Pepsi – cola.
La Pepsi – cola perdió su burbuja
para casarse con una mala bruja;
la mala bruja perdió su gatito
para casarse con Don Federico.
Don Federico le dijo que no,
y la mala bruja se desmayó.
Al día siguiente le dijo que sí,
y la mala bruja le dijo POR AQUÍ.

Vale, muy bien. Hasta el momento en que la bella dama pierde su abanico para casarse con Don Federico la cosa marcha bien. Vale, se puede entender más o menos la historia. Pero, ¿Que Don Federico renuncie a la bella dama y pierda un ojo para casarse con un piojo? ¿Qué sentido tiene eso?
Menos sentido tiene aún que el piojo pierda su cola para casarse con una Pepsi – cola... Pobre piojo, sí que tiene que estar solo para querer pasar el resto de su vida con una Pepsi – cola, que debe ser interminable, porque ya me diréis qué hace si no un piojo con una lata de Pepsi. Y más aún cuando la Pepsi de la historia pierde su burbuja, que digo yo, pero bueno, ¿qué mas dará una burbuja más que menos? ¿Es que sólo tiene una?
¿Y pierde su burbuja para casarse con una bruja, que encima es mala? Yo no le veo ningún sentido, vamos... Luego, va la bruja y pierde su gatito sólo para casarse con Don Federico, que encima ahora nada más que tiene un ojo... Una bruja mala y un hombre con un sólo ojo. Desde luego, la pareja ideal. Pero resulta que Don Federico no lo tiene muy claro, y le dice que no se quiere casar con ella, y la pobre bruja mala se desmaya. Pero al día siguiente se lo piensa mejor y dice: ¿Con quién voy a estar mejor que con una bruja mala? Venga, le voy a decir que sí...”
Pero entonces la bruja le dice: “Por aquí”. Y este es el momento en el que los pequeñajos hacen un gesto que sólo en ese momento parece no ser motivo de enfado, pero que si se realiza en cualquier otro contexto supone una buena regañina por parte del adulto, el cual te dice que eres un/a maleducado/a. Pues lo siento, pero no lo entiendo...

CONTINUARÁ


This entry was posted on 3:29 and is filed under , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

4 comentarios:

    Orologiaio dijo...

    Jajajaja

    Desengañémonos, Don Federico es un latin lover en toda regla.
    Genial :)

  1. ... on 5 de septiembre de 2009, 7:19  
  2. Miguel dijo...

    No le des más vueltas, muchos, pero muchos de los textos de las canciones infantiles no tienen sentido y sólo buscan la forma, que rime y sea cantarina. No es que no haya mala intención en lo que se dice, sino que no se dice nada. Por otra parte, si analizamos bien los textos, sí que tienes razón que hay algunos retazos de maquivelismo y de sadismo en sus letras, pero, insisto, el fondo es nulo.

    Un saludo.

  3. ... on 9 de septiembre de 2009, 11:07  
  4. Sara López dijo...

    Gracias por comentar!

    Bueno, Miguel, he exagerado todo con un fin algo humorístico. De todas formas, sigo pensando que las canciones podrían tener algún sentido más valioso.

    Saludos,
    Sara.

  5. ... on 11 de septiembre de 2009, 8:01  
  6. azul dijo...

    Muy gracioso y original....la verdad es que si nos pusieramos a analizar pues alucinariamos porque yo no haria nunca lo que hacía Don Meliton...hacer bailar a tres ratones en un plato y darles turrón que ascooooooo!

    jajajUn saludo

  7. ... on 11 de septiembre de 2009, 10:09