Decimos, hoy en día, y además lo afirmamos a pies juntillas, con una sonrisa en el rostro, que la mujer y el hombre ya están igualados en derechos, que la mujer ha pasado de estar relegada a un segundo plano, a engrosar largas listas de trabajos que, hasta entonces, sólo se consideraban de hombres.


Es cierto, la mujer ha ganado mucho durante estos años, ha demostrado tener la capacidad y la fuerza necesarias como para merecerse un puesto de trabajo y una autonomía que antes no tenía.


Pero, aunque duela reconocerlo, aún no lo hemos conseguido del todo. Parece ser que aún, en pleno siglo XXI, no hemos demostrado con creces nuestro valor y nuestra fuerza (no digo física, si no intelectual) en nuestra lucha por conseguir ser seres humanos. No pedimos nada más, simplemente dejar de jugar el rol que, parece ser que desde que nacemos viene con nosotros tatuado en el cuerpo, dejar de hacer lo que la sociedad espera que hagamos.


No tenemos por qué encargarnos únicamente de la educación de nuestros hijos y de llevar la casa. La educación de nuestros hijos, y el mantenimiento de nuestro hogar es una tarea de toda la familia, y no sólo de la mamá.


Y digo que aún no hemos conseguido esta igualdad absoluta porque todavía quedan matices, restos, de esa discriminación abusiva que antes sufríamos. Uno de estos restos lo encontré hace algunos meses en el diccionario de la Real Academia Española. Un fallo enorme para una sociedad que se declara “en igualdad de derechos”.


Esta es la definición que nuestro diccionario hace de “femenino”. Fijaos en una de las acepciones:


1. adj. Propio de mujeres.

2. adj. Perteneciente o relativo a ellas.

3. adj. Que posee los rasgos propios de la feminidad.

4. adj. Dicho de un ser: Dotado de órganos para ser fecundado.

5. adj. Perteneciente o relativo a este ser.

6. adj. Débil, endeble.

7. adj. Gram. Perteneciente al género femenino. Nombre femenino. Terminación femenina. U. t. c. s.


Sí, hemos ganado mucho... Pero aún nos quedan otras muchas batallas por ganar. Quizás dentro de otro siglo más, se pueda afirmar, por fín, que LAS MUJERES TIENEN LOS MISMOS DERECHOS QUE LOS HOMBRES.




This entry was posted on 1:58 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

8 comentarios:

    Vane dijo...

    Es verdad pequeña todo lo que decís, pero siempre hubieron mujeres que se arriesgaron y marcaron un antes y después en la historia.

    Un saludo

  1. ... on 8 de noviembre de 2008, 4:23  
  2. los pensadores dijo...

    concordamos con vane...siempre hubieron mujeres q fueron iniciadoras y marcaron un antes y un despues en el transcurso de la historia y hoy son recordadas como precursoras y ejemplos de vida..

    un abrazo muy buen blog..esperamos verte prontito por nuestro blog..

  3. ... on 8 de noviembre de 2008, 18:20  
  4. La sonrisa de Hiperión dijo...

    No se ni como he llegado a tu blog, pero me parece muy interesante.
    Saludos!

  5. ... on 9 de noviembre de 2008, 1:55  
  6. Sara López dijo...

    Vane y Los pensadores: Por supuesto, estoy muy de acuerdo con vosotros en que hubo muchas mujeres que marcaron un antes y un después en la igualdad de hombres y mujeres, pero son estos matices como el que os he presentado, los que nos hacen despertar y darnos cuenta de que no todo está ganado.
    Aún así, hemos ganado ya muchas batallas. Sólo nos quedan unas cuantas para afirmar que la igualdad de derechos y deberes entre hombres y mujeres existe absolutamente.

    La sonrisa de Hiperión: Vengas de donde vengas, te doy la bienvenida, y espero que disfrutes de mis palabras tanto como yo disfruto creándolas.

    Un saludo, y gracias por visitar mi blog!
    Sara.

  7. ... on 9 de noviembre de 2008, 3:02  
  8. María dijo...

    Justo la semana pasada acudí a una charla de Margarita Salas, una prestigiosa química que ha investigado en el campo de la Bioquímica haciendo interesantes descubrimientos. Tiene alrededor de 70 años y la conferencia trataba precisamente de las dificultades de la mujer para dar a conocer su valor intelectual y especificamente, de su experiencia personal.

    Yo soy química y por ello me sentí más que identificada con esta señora, salvando las distancias (ella ha cosechado una carrera de investigación que me va a ser imposible de alcanzar). Contaba que tenía un hermano y una hermana y que de pequeños sus padres siempre los habían tratado por igual, dándoles a los tres la posibilidad de estudiar una carrera.

    Cuando terminó Química, decidió comenzar una tesis doctoral en Madrid contando con una carta de recomendación de Severo Ochoa (ahí es nada), al que conoció un verano en el pueblo natal de ambos. A partir de ahí, no hizo más que contar las dificultades que tuvo con muchas actitudes machistas por parte, incluso, de su director de tesis.

    Dejó un reflejo clarísimo del complicado camino para demostrar su autosuficiencia como mujer investigadora, llegando incluso a fundar un centro de investigación junto a su marido. Dio también unas interesantes estadísticas del número de mujeres que se habían incorporado a dicho centro para realizar trabajos de investigación en los últimos años. El resultado era que cada año el número de mujeres había aumentado, hasta el punto de que en los últimos años ha sido superior al de hombres. Eso sí, el máximo número de puestos de trabajo fijos (contratos) que requería años de experiencia, seguía perteneciendo al bando masculino como consecuencia de la desigualdad que existía hace tiempo.

    Sin embargo, también comentaba que la discriminación positiva no era recomendable. Por lo visto en tribunales de tipo gubernamental es necesario que haya el mismo número de hombres que de mujeres, lo cual hace que si pocas mujeres tienen puestos importantes, tengan que acudir siempre a dichos tribunales. Obviamente, debería de existir algún tipo de proporción en este tema.

    En fin... creo que sí, que con el tiempo podremos llegar a demostrar que el género no tiene nada que ver con la materia gris.

    Muchos besos, interesante post Sara

  9. ... on 9 de noviembre de 2008, 5:53  
  10. Lycans Laqueus dijo...

    Somos diferentes, es evidente que yo clavo mis ojos ante unos ojos verdaderos de mujer, unas caderas, un pecho. Está claro que los hombre no aprobamos normalmente en inteligencia emocional.

    Pero debemos tener igualdad de oportunidades, fuera de eso, creo en la equidad. A cada cual lo que se merece, sea hombre o mujer, en eso igualdad.

    Un lobo repasando

  11. ... on 11 de noviembre de 2008, 12:32  
  12. cuenk dijo...

    La verdad es que me ha sorprendido la definición de la RAE, pero esa definición es el reflejo de la idea que ha persistido durante años. Las mujeres son débiles, tonterías. Nunca he utilizado, ni utilizaré, el término femenino para designar la debilidad de alguien o algo. El lenguaje es un arma de doble filo, pero no debería ser usado para herir a alguien. Un saludo y, a partir de ahora, me pasaré más a menudo.

  13. ... on 12 de noviembre de 2008, 7:08  
  14. javiel1989 dijo...

    me parece injusto... se nota que jamas conociste un buen hombre. por culpa de mujeres como vos los hombres somos tildados de malas personas mientras que las mujeres siempre nos pasan por encima ¿por que? SOLO por ser mujeres.

    Diego.

  15. ... on 4 de enero de 2011, 9:39