Hoy, mirando el correo, he encontrado la respuesta a un artículo escrito por Carlos Mármol, periodista, en el Diario de Sevilla (pueden verlo aquí). En el artículo, el periodista expone, entre otras cosas, que la mayoría de los maestros no cumplen con sus obligaciones al tener dos meses de vacaciones cuando únicamente deberían disponer de uno. En definitiva, tilda al profesor de incompetente y poco responsable con sus deberes. Y lo triste es que esta idea no sólo la tiene dicho periodista... ¿Así queremos mejorar la educación en el país?

Un profesor de instituto ha tenido la valentía de responder a este avergonzante artículo. Les recomiendo que lean primero el artículo del periodista en cuestión, y después la respuesta, que es la siguiente:

Atención Sr Carlos Mármol

De un profesor con dos meses de vacaciones

Acabo de leer su articulo y no puedo mas que avergonzarme ante su total parcialidad y falta de rigor. Mi abuelo me decía que no hay nada peor que alguien que habla de lo que no conoce. Mi abuelo, al igual que yo, era docente.

En primer lugar, sé que escribirle esto es perder mi tiempo, puesto que no saldrá nunca a la luz porque no interesa, interesa tirarnos a los pies de los caballos desde el desconocimiento de nuestra labor docente, pero qué mas da, como tengo tanto tiempo libre, ¿verdad? Que eso es lo único que importa, el tiempo libre que tengo, no que siendo funcionario de carrera y haber dedicado 4 años de mi vida a estudiar para unas oposiciones a grupo A sea el funcionario con menos sueldo, pero bueno, como tengo dos meses de vacaciones…

A la gente como usted que habla sin saber lo invito a que se pase por mis clases de primero de bachillerato en el IES Nervión donde tengo 37 alumnos y tres niveles bien
diferenciados en alumnos con edades comprendidas entre los 16 y los 19 años, o que intente dar clase a 36 alumnos de segundo de bachillerato, o que se pase por mi clase de primero de ESO E, donde tengo seis alumnos con necesidades educativas especiales, alumnos con una edad mental de 7 años a los que tengo que formar y para lo que no estoy preparado. Pero eso tampoco importa, importa que tenga dos meses de vacaciones…..

Eso sí, tenemos tres clases con 20 ordenadores modernísimas que cuando intento programar una actividad en la red, debido a la limitación del ancho de banda, rara vez
funciona, esa es la solución, ordenadores.

A usted señor periodista, le llamaría la atención sobre el hecho de que absolutamente nadie relacionado con nuestra consejera ha estado jamás en un aula y pretenden cargar al docente con el fracaso del sistema educativo. Sí, FRACASO, con mayúsculas puesto que no se puede tener a un alumno hasta los 16 años sin otra aspiración que molestar en clase, porque una ley absurda no le da otra opción y que no permite
al alumno que verdaderamente quiere aprender avanzar en su formación.

No todos podríamos ser electricistas, ni escultores ni, como es obvio buenos periodistas, ni podemos ser buenos estudiantes aunque sea políticamente incorrecto decirlo. Tiene que haber otra salida para estos alumnos que desde los 11 años todos sabemos que no van a titular.

Pero eso no importa, importa que no quiero trabajar porque tengo dos meses de vacaciones…..

Mi profesión me apasiona, y al 99 por ciento de mis compañeros, por eso el lunes iré a clase con mis alumnos que sí aprecian los esfuerzos que hago por darles una enseñanza de calidad desde la precariedad de recursos. Y el hecho de empezar una semana antes no es relevante, lo es que gente como usted hable desde el desconocimiento mas avergonzante.

Esos padres que ponen el grito en el cielo no dudan en llevarse a sus hijos una semana de viaje a Disneyworld, o tres días al Rocío o, si hay un puente y el viernes hay clase, pues bueno, no pasa nada, ya irá al lunes. Pero cuando llega septiembre el instituto se convierte en la guardería. Cuántas veces he escuchado lo de "para que este en casa dando por………… que se vaya al instituto a darle por……… al profesor". Pero claro, eso tampoco es importante, mis dos meses de vacaciones sí lo son.

A ver si se entera: Es completamente imposible empezar antes por mil razones, entre otras cosas porque de mis 37 alumnos de bachillerato 4 de ellos llegaron a los dos meses de empezado el curso, porque hasta el 12 de septiembre no supe a quién tenía que darle clase. Nosotros no empezamos a trabajar el 7 de septiembre, que eso es lo que gente como usted se cree, la planificación de un curso requiere mucho trabajo, pero eso tampoco importa, importan mis dos meses de vacaciones. ¿Sabe usted lo que es estar en una clase de 30 niños de 11 años, sin libros de texto, sin grupos definidos, sin un plan de trabajo a seguir y sin interés ninguno?

Y para su información llevo 9 años dando clase y no estoy anquilosado, en los 14 centros en los que he desarrollado mi labor docente quizás haya conocido a tres compañeros con 30 años de tiempo de servicio y sin fuerzas para seguir luchando,
pero yo tengo mas de 1500 horas de formación complementaria, y dedico muchas horas de todo ese tiempo libre que tengo a corregir examenes en mi casa, en vez de estar con mi hijo, he sido preparador de opositores y estoy estudiando otra licenciatura y afortunadamente no soy un caso aislado sino uno mas.
Pero eso no importa, importan mis dos meses de vacaciones…

Sin otro particular
Un ex lector de Diario de Sevilla.




This entry was posted on 1:37 and is filed under , , . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

6 comentarios:

    Andreu Gonçales dijo...

    Yo la firmo también. Sin duda alguna.
    Ahora bien, qué hacer para que cambien las cosas cuando el propio sistema impide que estas cambien. Se ha dicho por activa y por pasiva que la LOGSE es mala, funesta, y nadie hace caso. Lo han dicho absolutamente todos los profesionales pero sin embargo seguimos manteniendo un sistema creado por pedagogos que no habían pisado un aula en su vida.
    Cuando uno se lo plantea le ataca un sentimiento cuanto menos dscorazonador, ¿no es así? En fin, debemos seguir trabajando.

  1. ... on 27 de marzo de 2009, 3:45  
  2. Luchida dijo...

    Muy buenas, Sara.
    Voy a contarte cómo funcionan las cosas en el sistema fraancés y creo que voy a desmontar la teoría del contestatario de la carta del periodista.
    En Francia, en el mes de JUNIO ya se tiene todo planeado para el curo siguiente: horarios, profesorado, aulas, alumnos... Los profesores se toman las vacaciones el 30 de junio, al igual que los alumnos que por cierto, ya disponen de las listas de los libros de texto del año siguiente, por lo que los compran en verano.
    Llegado el mes de septiembre, los docentes entran al colegio el día 1 de SEPTIEMBRE en el que se hacen reuniones para evitar que quede algún cabo suelto. El día 3 entran a las aulas los alumnos: y con sus libros de texto en la mano. Se ponen las listas en un tablón y cada uno se va al aula que le corresponde con su profesor.
    Y esto es gracias a que en junio ya se preparó todo y, en el caso de que no diera tiempo, se hace en la primera quincena de julio. Por lo que, si las cosas se organizan a tiempo, pues se pueden hacer debidamente.
    Eso sí, es verdad todo lo que dice el profesor sobre clases masivas, poca atención a la diversidad, falta de rcursos humanos... Pero no veo qué tiene que ver eso con entrar antes o después en el mes de septiembre.
    Ya te digo, yo creo que tan solo se trata de planificar a tiempo porque no es normal que se haga todo a última hora. La prueba: hay países (como Francia) en los que no existen problemas de este tipo.

    A ver si hablamos!! BESITOS!!!

  3. ... on 27 de marzo de 2009, 4:55  
  4. Miguel dijo...

    ¡Hola Sara! yo llevo casi treinta años dando clase y desde el primer día que me acosan (los envidiosos, claro) con eso de las vacaciones. Yo lo que hago es dar clase, estar con mis alumno/as, a los que adoro, y no hago caso a estas estúpidas envidias.

    Un saludo

  5. ... on 31 de marzo de 2009, 12:04  
  6. Adolfo Payés dijo...

    interesante

    saludos fraternos
    un abrazo inmenso

  7. ... on 15 de abril de 2009, 4:33  
  8. KORE dijo...

    Hablar y criticar sobre algo que uno desconoce es algo que no se debería hacer, al igual que generalizar, pues está claro que no todos los colegios funcionan igual ni todos los profesores. Sólo sé que trabajar con niños (yo lo hago) no es nada fácil... el ejercicio de paciencia que se realiza es descomunal en ocasiones. ¿Criticar las vacaciones de los docentes? me parece de risa.

    Muy interesante tu artículo, Sara. Saludos. Sonvak :)

  9. ... on 30 de abril de 2009, 4:05  
  10. Emilio Agulleiro dijo...

    Hola
    Yo pensaba que el que escribía en el periódico era PERIODISTA. Parece ser que NO.
    saludos

  11. ... on 3 de mayo de 2009, 15:48